Biología Interaccionista

Este campo de desarrollo del LINCIPH trabaja los procesos biológicos inherentes al comportamiento desde una perspectiva coevolutiva que estudia los aspectos ontogenéticos, epigenéticos y filogenéticos. Se parte de la comprensión de lo vivo como sistemas biológicos complejos que en su interacción con el ambiente intercambian materia, energía e información, estableciendo relaciones ecológicas, sociales y culturales.

Esta discusión surge al entender que los organismos vivos no sólo los podemos explicar desde las teorías de la física y la química. Por el contrario, su complejidad exige la integración con otros saberes que permitan concebir a los seres vivos, no como objetos pasivos, sino como activos constructores en continua interacción con su ambiente. En consecuencia, se busca realizar trabajo interdisciplinario que aporte a la investigación sobre los procesos sociales y humanos con una perspectiva de integración y continuidad entre las diferentes escalas de análisis como la biología celular, biología molecular, la etología y la ecología.

Investigaciones

En búsqueda de las raíces filogenéticas de los comportamientos prosociales y agonísticos. Estudio etológico de los comportamientos prosociales y agonísticos en primates no humanos del nuevo mundo. El caso de la especie Ateles fusciceps

La línea de Cerebro Social, Ecología y Convivencia del Área de Investigación de Salud, Conocimiento Médico y Sociedad y el Laboratorio Interdisciplinar de Ciencias y Procesos Humanos -LINCIPH tienen como uno de sus objetos de conocimiento la Coevolución del Cerebro Social, lo que genera la necesidad de indagar sobre las raíces filogenéticas de los comportamientos prosociales y agonísticos de las especies que aporten a la comprensión de la biología de la moral.

Este proyecto lo lidera el equipo de la Universidad Externado de Colombia de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas con los investigadores Jorge Martínez Cotrina, Mauricio Aponte Canencio y Juan Carlos Caicedo Mera. Participan en el desarrollo del estudio otras instituciones e investigadores a nivel internacional y nacional: INSTITUTO NACIONAL DE PSIQUIATRÍA RAMÓN DE LA FUENTE MUÑIZ – División de Neurociencias – Laboratorio de Cronoecología y Etología Humana el Dr. Jairo Muñoz Delgado; UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA – Facultad de Ciencias – Sección de Biología – Departamento Biología Animal, Laboratorio Grupo de investigación Etología y Ecología del Comportamiento, el Dr. Miguel Molina Borja; FUNDACIÓN NUEVOS HORIZONTE – Bioparque Wakatá, la Dra. Catalina Rodríguez y el Dr. Leonardo Arias;  ASOCIACIÓN BIENESTAR AMBIENTAL (ABIA) la Dra. Martha Lucía Bohórquez Alonso.

La pertinencia y relevancia de esta investigación se evidencia en los cambios en las dinámicas ecosistémicas que muestran las presiones ecológicas que afectan los habitas y nichos de las especies silvestres como consecuencia del problema ambiental mundial y local. Esta condición planetaria y regional hace pertinente y relevante el estudio del comportamiento de las especies de primates no humanos, y para este caso en particular el comportamiento prosocial y agonístico de los Ateles. Como lo demuestran los estudios de etología aplicada, el bienestar animal tanto en habitats silvestres como en semilibertad, depende del conocimiento que se tenga de la ecología y etología de las especies. Adicionalmente, para comprender las raíces filogenéticas de la especie humana es necesario realizar estudios comparados de otras especies que aporten al entendimiento de los procesos coevolutivos que han configurado las complejas interacciones que contribuirían a la explicación del por qué y el cómo y el entendimiento de los comportamiento prosociales y agonísticos del Homo sapiens sapiens.